Al igual que nosotros, los pulpos duermen en dos ciclos… y hasta podrían soñar

Publicado el
Al igual que nosotros, los pulpos duermen en dos ciclos… y hasta podrían soñar

Pulpo durmiendo / Ribeiro et al - iScience

¿Pueden soñar los pulpos? Científicos brasileños han identificado las etapas del sueño de los pulpos y creen que pueden soñar como los humanos. Los detalles del descubrimiento fueron publicados en iScience.

Investigadores del Instituto del Cerebro de la Universidad Federal de Rio Grande do Norte en Brasil (UFRN) grabaron a un pulpo llamado Marshmallow mientras dormía. El video captó como Marshmallow caía al fondo de su reservorio y repentinamente cambiaba de color: de blanco verdoso pálido a marrón y luego naranja.

Además, sus músculos y ventosas se contraían, y sus ojos se movían, eso indica que pueden soñar. Según los investigadores brasileños, los pulpos experimentarían al menos dos tipos de sueño. A uno de ellos lo llamaron “sueño activo”.

Este sueño activo es similar al sueño de movimientos oculares rápidos (REM) de mamíferos, aves y algunos reptiles. Asimismo, plantea la intrigante posibilidad de que, así como nosotros, los pulpos sueñen.

Ciclos de sueño

Para estudiar los patrones de sueño, el equipo fotografió permanentemente cuatro pulpos en sus casilleros durante varios días. Luego, al analizar las fotos notaron que se mantenían quietos durante el “sueño tranquilo” con la piel pálida y la pupila de los ojos completamente contraída.

Sin embargo, durante el “sueño activo”, cambiaron drásticamente su tono y textura de piel, estos se contrajeron, y sus ojos se movieron. El estilo fue cíclico. El período de calma duró 6 o 7 minutos, seguido de un momento activo de 40 segundos. El ciclo podría repetirse o en todo caso terminaría si el pulpo despierta, aunque generalmente vuelve a dormir después de 30 a 40 minutos.

Para determinar si estos estados realmente representan sueños, los científicos diseñaron pruebas de estimulación visual y táctil. La primera prueba implicó colocar el video de un cangrejo junto a los pulpos.

Cuando están despiertos ellos intentan atacar a los cangrejos pues son una de sus presas. No obstante, no se movieron por estar en los estados donde se supone que duermen. En otras pruebas, los investigadores golpearon sus tanques con martillos de goma. Normalmente, los pulpos reaccionan y cambian de color, pero no en su hora de dormir.

Caminos evolutivos

El estudio nos brinda más información sobre lo similares que somos con los pulpos, de quienes nuestra especie se separó hace 500 millones de años. Podría arrojar una nueva perspectiva sobre nuestros diversos caminos evolutivos, menciona Siddhartha Ribeiro, neurocientífico del UFRN.

“Si vemos un fenómeno similar, en este caso un ciclo de sueño con un sueño tranquilo y luego un sueño activo, lo más probable es que se deba a un desarrollo convergente”, explica Ribeiro. Lo cual significa que dos especies llegaron de forma independiente a los mismos mecanismos biológicos en sus trayectorias evolutivas.

En los mamíferos, el sueño REM es un momento para fortalecer la memoria y desencadenar una variedad de mecanismos moleculares con efectos restauradores sobre la salud y el conocimiento del cerebro. Los autores suponen que también sería el caso de los pulpos.

La mayoría de los sueños humanos ocurren durante la fase REM. ¿Ocurrirá igual en los pulpos? Dicha pregunta, aunque parezca negativa, será muy interesante de estudiar y responder. Los pulpos ocultan muchas sorpresas.

Deja un comentario