Astrónomo diseña un sistema de navegación para viajes interestelares

Publicado el
Astrónomo diseña un sistema de navegación para viajes interestelares

Los viajes interestelares dejarán de pertenecer exclusivamente a la ciencia ficción en unas cuantas décadas. Si bien es cierto que todavía estamos bastante lejos de realizarlos, algunas de nuestras naves ya han cruzado los límites del Sistema Solar. En ese grupo se encuentran las Voyager 1 y 2 y pronto se les unirá la sonda New Horizons. 

Actualmente, esta última se encuentra a unas 14 horas luz de la Tierra; es decir, se necesitan 28 horas para enviar una señal y recibir una respuesta. Este no es un problema gigantesco, pero cuando las naves viajen cada vez más lejos la comunicación ya no será confiable. 

En ese sentido, un astrónomo ahora plantea un sistema de navegación autónoma para las naves que se adentren en el entorno interestelar. Dicho sistema haría uso de las posiciones de las estrellas, tanto cercanas como lejanas.

«Al viajar a las estrellas más cercanas, las señales serán demasiado débiles y los tiempos de viaje de la luz serán del orden de años», explicó el astrónomo Coryn AL Bailer-Jones. «Por lo tanto, una nave espacial interestelar tendrá que navegar de forma autónoma y utilizar esta información para decidir cuándo hacer correcciones de rumbo o encender instrumentos. Una nave de este tipo debe poder determinar su posición y velocidad utilizando únicamente mediciones a bordo».

El estudio se encuentra disponible en el sitio de preimpresión arXiv

Un catálogo de estrellas

Según Bailer-Jones, es posible calcular las coordenadas de una nave espacial con seis dimensiones (tres de espacio y tres de velocidad) con una gran precisión. Esto solo dependería de la manera en que las posiciones de las estrellas cambien desde el punto de vista de la nave.

«A medida que una nave espacial se aleja del Sol, las posiciones y velocidades observadas de las estrellas cambiarán en relación con las de un catálogo terrestre debido al paralaje, la aberración y el efecto Doppler«, escribió el astrónomo. «Midiendo solo las distancias angulares entre pares de estrellas y comparándolas con el catálogo, podemos inferir las coordenadas de la nave espacial a través de un proceso iterativo de modelado hacia adelante».

El único problema aquí sería la precisión en la que se determinan la distancia hacia las estrellas. Afortunadamente, algunos satélites como Gaia nos permiten mejorar en ese aspecto, mapeando la galaxia en tres dimensiones espaciales. Esto nos ha proporcionado el mapa de la Vía Láctea más preciso hasta la fecha. Se espera que en el futuro el presente sistema de navegación pueda facilitar los viajes interestelares.

Deja un comentario